Por primera vez en 13 años: Cumbre de las Américas no contará con ninguna jefa de Estado o de Gobierno

La ausencia femenina es el reflejo de la realidad continental, donde ninguno de los países de la región tiene una gobernante mujer.

LIMA – Este viernes se da inicio a la VIII Cumbre de las Américas que se celebra en Lima, Perú, y que se extenderá hasta el 14 de abril. Una cita que reúne a las máximas autoridades de los 34 países independientes de la región -Venezuela no fue invitada para el encuentro-, pero que en su edición 2018 contará con una particularidad: por primera vez en 13 años, ninguno de los jefes de Estado o Gobierno que asistirán es mujer.

Y es que desde el 11 de marzo pasado, las naciones soberanas que conforman la cita cuentan sólo con primeros ministros o presidentes de género masculino. Ese día, la ahora ex Presidenta chilena Michelle Bachelet entregó la piocha de O’Higgins a su sucesor Sebastián Piñera y dejó la cumbre sin ninguna mandataria.

Aunque en teoría la brasileña Dilma Rousseff debía ser la única mujer en concurrir a esta edición de la cumbre como Presidenta – fue electa en 2014 y su gestión finalizaba en 2018–, la política fue destituida en 2016 por el Congreso, tras ser acusada de maquillar las cuentas fiscales. La sustituyó el vicepresidente y actual líder del Palacio Planalto, Michel Temer, quien asistirá al encuentro.

Mujeres en las últimas cumbres

El escenario no se veía desde 2005 en la cita diplomática. Un año antes de ello, la entonces Presidenta de Panamá, Mireya Moscoso, participó de una cumbre extraordinaria realizada en Monterrey como la única mujer presidenta o primera ministra. Sin embargo, finalizó su gestión en septiembre de 2004 dando paso a la administración de su sucesor, Martín Torrijos.

En 2006 sería el turno de Bachelet de volver a posicionar al género en los máximos liderazgos y le seguiría la argentina Cristina Fernández en 2007. Ambas participaron por primera vez de la instancia diplomática recién en 2009.

Desde entonces, la presencia de mujeres en la reunión no se detuvo. La versión número seis del evento internacional, celebrado en Cartagena (Colombia) en 2012, contó con la presencia de cinco representantes femeninas. A Fernández, quien aún se mantenía como Presidenta de Argentina, se sumó Rousseff de Brasil y Laura Chinchilla de Costa Rica. Además, asistieron dos primeras ministras: Portia Simpson-Miller de Jamaica y Kamla Persad-Bissessar de Trinidad y Tobago.

En la última versión, la de 2015, la cifra de asistentes mujeres disminuyó levemente, pese a que el número de jefas de Estado y Gobierno se mantuvo estable. Fernández se repitió el plato y se convirtió en la presidenta que más veces ha participado de la instancia en la última década. Rousseff, recién reelecta, también volvió a asistir a la cita, al igual que Simpson-Miller y Persad-Bissessar.

Aunque Bachelet había tomado el poder de su segunda gestión un mes antes de la cita, no viajó a Ciudad de Panamá – donde se realizó el encuentro – debido al temporal que azotaba en ese momento a las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo. En su reemplazo acudió el canciller Heraldo Muñoz.

Una conocida consejera

Sin embargo, aunque no habrá jefas de Estado o de Gobierno en esta ocasión, sí habrán otras autoridades que participarán del encuentro. La más renombrada quizás es Ivanka Trump, la hija del Presidente estadounidense Donald Trump, cuyo nombre es parte de la delegación que viaja a Perú.

El máximo líder de la Casa Blanca anunció que no concurrirá a la reunión debido a la crisis diplomática que EE.UU. enfrenta con Rusia y Siria, luego del presunto ataque químico perpetrado por el régimen de Bashar al-Assad en la ciudad de Duma.

Ante su ausencia, el vicepresidente Mike Pence será quien liderará la comitiva estadounidense, pero se espera que gran parte del protagonismo se lo lleve la poderosa Ivanka. Pese a que no posee un cargo de autoridad en el Gobierno de su padre, la empresaria es una de sus principales consejeras y en esta ocasión será la única representante de la familia presidencial en la reunión.

Pero además, la importancia de la visita de la hija de Trump en el encuentro radica en su objetivo. Según ella misma ha revelado, buscará “impulsar el empoderamiento económico de las mujeres” en una región donde sólo 9% de los puestos directivos están ocupados por ellas.

Un cometido que ya se encuentra cumpliendo desde este jueves con su participación en la III Cumbre de Empresarios, considerada la antesala de la Cumbre de las Américas que comienza este viernes.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.

© 2012-2017 El Latino de Hoy Newspaper de Oregon | Powered by Graphix4.com

Scroll to top
UA-9781969-33