Mazda3 Grand Touring 4 ptas, 2017

El Latino de Hoy
El nuevo Mazda3 2017 celebró la producción global de más de 5 millones de unidades, llega con una actualización en todas las líneas para seguir conquistando conductores.

La principal adición en toda la gama de modelos es la introducción de la tecnología G-Vectoring Control, además del los sistemas SKYACTIV-VEHICLE DYNAMICS desarrollados por Mazda, que mejoran considerablemente la excelente experiencia de manejo que ya tenía el modelo anterior.

Concebido bajo el concepto Jinba Ittai de Mazda (la fusión entre el conductor y su vehículo) y una filosofía centrada en el ser humano, además de mantener la reconocida gama de motores SKYACTIV gasolina y diésel (en mercados fuera de Estados Unidos), las numerosas mejoras que incorpora el Mazda3 2017 han sido diseñadas para mantener a este modelo a la vanguardia de su segmento.

Motor
El Mazda 3 2017, no presenta cambios mecánicos, por lo que podemos encontrar el mismo 2.5 litros SKYACTIV de 4 cilindros que eroga 184 hp y 185 lb-pie de torque que en el caso de la unidad de pruebas estaba asociado a una caja automática de seis marchas.

Es menester recordar que los motores SKYACTIV incorporan inyección directa y un nivel de compresión muy elevado, lo que se traduce en buenos niveles de respuesta al tiempo que se cuidan bastante los consumos. 27 mpg en la ciudad y 36 mpg en la carretera.

La variante Touring del Mazda 3 ofrece todos los elementos de seguridad necesarios, en donde podemos destacar las seis bolsas de aire, ABS y ESP. Aunque se extraña la útil cámara de reversa.

Confort

En el interior, también encontramos pocas novedades; Tablero y cluster de instrumentos se mantienen igual, manteniendo el buen nivel tanto de armado como de materiales, sin embargo cuando volteamos a la consola central es que notamos que el freno de mano mecánico ha desaparecido, y en su lugar ahora tenemos uno de accionamiento eléctrico mediante botón. Esta modificación, se traduce en una consola que luce más limpia y armónica.

Asimismo, el volante también presenta cambios, sigue siendo de tres rayos con el inferior dividido en dos, solo que ahora son más delgados y estilizados.

En cuanto al equipamiento de conveniencia encontramos la pantalla de 7″ ubicada en la parte superior central del tablero, misma que se manipula mediante el control HMI ubicado en la consola central y que facilita mucho la navegación a través de los diferentes menús del sistema de info – entretenimiento.

No hay alteración en las dimensiones del vehículo, por lo que la habitabilidad delantera se mantiene, mientras que atrás sigue siendo suficiente, menor en comparación con exponentes como: Sentra, Forte o Elantra, aunque tampoco tanto como para considerarlo un deal breaker.

En los aspectos a mejorar encontramos que el encendido es mediante llave de presencia, pero no así el acceso, lo que reduce drásticamente la ventaja de tener el primero de los nombrados y es que si ya es necesario sacar del bolsillo la llave para abrir la puerta, el beneficio de no tener que insertarla en la columna de la dirección se diluye.

Por otro lado, la cajuela sólo se puede abrir desde un botón ubicado en el tablero o bien, oprimiendo el que está en la llave, pero la tapa no cuenta con una manera para abrirse físicamente, algo que también nos produjo incomodidad en el uso diario.

Manejo

El Mazda 3 sigue siendo de lo mejor del segmento en este apartado, la dirección es rápida, precisa y comunicativa, mientras que el 2.5 litros es brioso y sube de vueltas con mucha facilidad. Pero eso no es todo, también se planta perfectamente, con mucho aplomo y transmitiendo confianza en todo momento.

Por su parte, el trabajo de la transmisión es impecable, las transiciones son suaves y prácticamente imperceptibles. En el modo default los cambios se realizan en la parte baja del cuenta revoluciones para cuidar tanto la comodidad como el consumo, sin embargo al accionar el botón sport de la consola central, el comportamiento se modifica bastante y los cambios no se producen sino hasta la parte alta del tacómetro. Una delicia para aprovechar el torque a lo largo de toda la banda de revoluciones.

G-Vectoring Control

La mayor novedad de este Mazda 3 2017 no radica en ninguna de las actualizaciones antes mencionadas, sino en la incorporación de una ingeniosa tecnología denominada G-Vectoring Control (GVC).

Este sistema que podríamos definir como un Control de Fuerzas Laterales fue desarrollado conjuntamente entre Mazda e Hitachi, y se basa en el principio de la técnica adecuada de curveo (la que utilizan los pilotos de carreras), para entregar una mejor sensación de manejo, e incluso también mayor seguridad y comodidad.

¿Cuál es esa técnica?

Bueno, casi podría asegurar que de manera empírica todos la conocemos. Consiste en la forma ideal en que se debe tomar una curva y sin meternos en demasiados detalles, podemos dividirla en dos partes. Antes y después del ápex.

Antes de entrar a una curva, hay que reducir la velocidad aplicando los frenos (con el volante el recto), conforme empezamos a trazar hacia el ápex (parte central de la curva), dejamos de aplicar torque o lo hacemos en menor medida y de forma más controlada, al tiempo que empezamos a doblar poco a poco.

Una vez que hemos tocado el ápex y empezamos a salir de la curva, vamos enderezando paulatinamente la dirección, mientras que aceleramos progresivamente.

¿Cómo funciona?

En realidad lo que hace es ayudar al conductor a tomar de mejor manera las curvas, sin que éste se dé cuenta si quiera.

El G-Vectoring Control utiliza la técnica antes mencionada para mitigar el balanceo de la carrocería. Al entrar en una curva, el sistema recibe los parámetros de giro del volante y transferencia de peso (cuando frenamos el peso se transfiere hacia el frente), al detectar esto, de manera imperceptible el vehículo gestiona la cantidad de torque idónea que puede aplicar para tomar la primera parte de la curva de la mejor forma. Asimismo, cuando empezamos a salir de la curva, nuevamente el sistema recibe los parámetros del volante y transferencia de peso (cuando aceleramos, transferimos el peso hacia atrás), por lo que gestiona como si fuéramos pilotos profesionales que tanto torque se puede enviar a las ruedas para salir de la curva lo mejor posible.

En resumen, la adición del GVC hace que el Mazda 3 que ya era un auto sobresaliente en materia de manejo y comportamiento dinámico, sea todavía mejor. Y lo más sorprendente es que Mazda lo ha logrado (toda proporción guardada) sin la necesidad de recurrir a sofisticados sistemas de suspensiones ajustables, barras estabilizadoras activas o sistemas de tracción con reparto de torque inteligente. ¡Simplemente brillante!

Precio Base: $24,195ºº

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.

© 2012-2017 El Latino de Hoy Newspaper de Oregon | Powered by Graphix4.com

Scroll to top
UA-9781969-33