Ejército iraquí intenta terminar con último foco de resistencia del Estado Islámico en Mosul

Las autoridades habían declarado “la victoria” en el principal bastión del grupo islamista en Irak, pero afirmaron que aún quedan algunos combatientes que se niegan a ceder la ciudad.

MOSUL.- Las fuerzas iraquíes intentaban este lunes eliminar el último foco de resistencia yihadista en Mosul, ciudad devastada en donde el primer ministro, Haider al Abadi, declaró el domingo”la victoria” en la lucha contra el Estado Islámico (EI).

Al Abadi dijo anoche, no obstante, que no proclamaría oficialmente la liberación total del que fuera el gran bastión iraquí del EI hasta que los últimos combatientes fueran eliminados. En Bagdad, en la plaza Tahrir, los habitantes festejaron la recuperación de la segunda ciudad más importante de Irak.

Durante este lunes, ya se han registrado “violentos” enfrentamientos en un sector en donde están atrincherados los últimos yihadistas que quedan en la Ciudad vieja, según el general Sami al Aridhi, uno de los comandantes de las fuerzas de élite antiterroristas (CTS). “No aceptan rendirse. Gritan que no se rendirán y que quieren morir”, sostuvo. Pero “las operaciones están en su fase final” y “es probable que (los combates) terminen hoy”, agregó.

El general indicó que sus tropas fueron informadas sobre la presencia de entre 3.000 y 4.000 civiles en el foco yihadista, pero esa cifra no pudo ser confirmada de fuente independiente.

Los costos de la victoria

Se trata del mayor éxito de Bagdad, apoyado por la coalición liderada por Estados Unidos, desde que el grupo islamista radical tomó en 2014 regiones importantes del territorio iraquí. Sin embargo, no ha logrado aún el golpe de gracia al EI, que continúa controlando sectores del territorio iraquí y de Siria, aunque también en este país perdió terreno desde 2015.

La victoria de Mosul corona la ofensiva iniciada en octubre. Este avance tuvo, sin embargo, un enorme costo en vidas humanas, forzó al éxodo a casi un millón de personas y provocó alta destrucción de infraestructura, en particular en la Ciudad vieja. Casi un millón de civiles huyeron de la ciudad desde el comienzo de la ofensiva y 700.000 continúan desplazados, según la ONU.

Los que permanecieron atrapados en la ciudad vivieron en condiciones “terribles”, a veces siendo utilizados como “escudos humanos” por el EI, según la ONU. “Es probable que miles de personas sigan desplazadas durante varios meses”, dijo la Agencia para los Refugiados (ACNUR) en un comunicado este lunes. “Muchos ya no tienen vivienda y los servicios básicos como el agua y la electricidad, así como infraestructuras como las escuelas y los hospitales, necesitan ser reconstruidos o reparados”, agregó el organismo.

Mosul tiene una importante dimensión simbólica para el EI, ya que su jefe, Abu Bakr al Bagdadi, proclamó allí en julio de 2014 su “califato”, en su única aparición pública. La suerte de Al Bagdadi es incierta. Rusia afirmó en junio que probablemente lo había abatido en un ataque en Siria, pero nadie confirmó su muerte.

Varios países miembros de la coalición internacional antiyihadista, entre ellos Francia y Estados Unidos, felicitaron a Bagdad por el éxito en su guerra contra el EI. Irán, que respalda a algunas milicias chiitas iraquíes que combaten al EI, también felicitó a Bagdad por esta victoria y propuso su ayuda para la reconstrucción.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.

© 2012-2017 El Latino de Hoy Newspaper de Oregon | Powered by Graphix4.com

Scroll to top
UA-9781969-33