BMW 530e xDrive iPerformance, 2018

El Latino de Hoy

Uniéndose a la gama donde ya encontramos los modelos BMW i3 e i8 y los SUV BMW X5 xDrive40e SUV y 225XE tenemos el nuevo BMW 530e xDrive iPerformance 2018, la versión híbrida plug-in de la nueva serie 5.

Este sedán de lujo pretende destruir los récords de eficiencia de los Serie 5 construidos hasta la fecha homologando un consumo mixto según EPA de 67 millas por galon.

¿Y por qué es tan interesante esta versión? Pues muy sencillo. Con cada vez más complicado el circular por las grandes ciudades, los vehículos capaces de moverse produciendo cero emisiones (al menos temporalmente) se benefician de no pagar el impuesto a la gasolina.

Además de contar con el selector de modos de conducción inteligente Driving Expreience Control equipado en el Serie 5 normal al que se le añaden tres nuevos modos: AUTO eDRIVE combinando electricidad y gasolina de forma eficiente, MAX eDRIVE (100% eléctrico y velocidad punta limitada a 87 mph) y BATTERY CONTROL (reservando un nivel de batería escogido por el conductor del 30 al 100% para conducción eléctrica).

Sin embargo, lo mejor del BMW 530e xDrive iPerformance 2018 viene bajo el capó, donde encontramos un eficiente motor de cuatro cilindros, 2.0 litros turbocargado, con sistema Vanos, que desarrolla 180 caballos de fuerza y ​​255 libra-pie de torsión y que se complementa con un motor eléctrico en 111 caballos de fuerza y ​​184 libra-pie, que, en conjunto, ofrecen 248 hp y ​​310 libra-pie.

En modo eléctrico, BMW 530e xDrive iPerformance 2018 es capaz de recorrer hasta 30 millas a una velocidad promedio de 87 mph.

Acoplada a este conjunto tenemos una transmisión automática Stepctronic de ocho velocidades, cuyo convertidor de par fue reemplazado por el motor eléctrico. Adicionalmente, este auto cuenta con modos de manejo Sport y Manual, así como Control de Transmisión Adaptativo y levas integradas en el volante. La tracción es total con el xDrive.

Para abastecer al motor eléctrico se recurre a un paquete de baterías de iones de litio dipuesto bajo el asiento trasero y con una capacidad de 9,2 kWh. La capacidad del maletero se ve resentida, bajando hasta los 410 litros (520 litros en las versiones no híbridas).

Estéticamente este nuevo BMW Serie 5 se planta como un coche muy robusto e imponente, con ese estilo tan marcado que lo hace inconfundiblemente un BMW, pero con ciertos matices modernos como las ópticas delanteras que se unen con los riñones que presiden el frontal o unas ópticas traseras con tecnología LED y forma muy plana que se van hacia el perfil lateral del vehículo.

Los voladizos muy cortos unidos a esa mayor distancia entre ejes y mayores cotas en todas las mediciones, hacen que se vea “más coche” que antes y creo que a pesar de que el color y la configuración no eran los más idóneos bajo mi punto de vista, el Serie 5 puede seguir considerándose un sedán de corte deportivo con aspecto atractivo y vanguardista.

También lo podremos distinguir por las líneas verticales de los riñones en azul o una tapa extra en la aleta delantera izquierda para enchufar el cable de recarga, además de los distintivos eDRIVE y 530e en la zaga. Detalles también en el interior con nuevas molduras en las puertas, cambios en el panel de mandos y un botón eDrive.

Por lo general quien se compra un 530e xDrive iPerformance como este, no lo hace pensando en un uso eminentemente urbano, sino como un coche total que debe permitir un uso diario y viajes en carretera. En ciudad el nuevo Serie 5, si por algo destaca es por la agilidad que transmite. A pesar de ser una bestia de casi cinco metros de largo y dos de ancho, transmite sensaciones en el tráfico urbano más cercanas a las de un Serie 3 que a las de un 7 de anterior generación.

Se percibe gratamente ágil a la hora de cambiar de carril, cuando circulamos por zonas estrechas y sin duda el sistema de cámaras perimetrales son una ayuda fundamental a la hora de aparcarlo en el centro de Portland.

Es sorprendente la claridad con la que los sensores y el sistema de cámaras dibujan en la pantalla central de 10,25 pulgadas la silueta del coche y todos los elementos situados en nuestro entorno. Tanto es así que a veces parece que, cuando empiezas una maniobra de aparcamiento con el Parking Assistant Plus, estás empezando realmente una partida de un videojuego en el que te puntúan por aparcar sin tocar a los coches de atrás.

Además este nuevo Serie 5 ofrece en opción una serie de novedades tecnológicas que deberían facilitar las cosas en ciudad. Me refiero al sistema de aparcamiento automático con sólo pulsar un botón dentro del coche. Capaz de reconocer el hueco donde puede aparcar, una vez que ha detectado un hueco, basta con pulsar la tecla de aparcamiento situada al lado del mando selector de la caja de cambios para que el coche automáticamente gire el volante a un lado o al otro, engrane marcha adelante o atrás, acelere o frene.

El BMW 530e xDrive iPerformance ha llegado para dar un golpe importante sobre la mesa en su segmento. Dispone de un nivel de tecnología superior al de sus rivales más directos, aunque está claro que la mayor parte de las novedades tecnológicas se pagan en la lista de opcionales con la que queramos personalizar nuestro coche, tanto que este coche que en su versión básica cuesta 53,700 dólares, con el equipamiento de la unidad de pruebas se acerca a los 70.000 dólares.

Conclusión: En un mercado donde los autos híbridos están dando una fuerte batalla, el BMW 530e xDrive iPerformance 2018 es una estupenda opción en el segmento premium, pues oferta un magnífico rendimiento a un precio adecuado.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.

© 2012-2017 El Latino de Hoy Newspaper de Oregon | Powered by Graphix4.com

Scroll to top
UA-9781969-33