El misterio de por qué sigue activo el volcán más mortífero de Estados Unidos

El Monte Santa Helena, en el estado de Washington, forma parte de un arco volcánico que se extiende desde el norte de California hasta Columbia Británica en Canadá.

OLIMPIA – Hay algo extraño dentro del Monte Santa Helena.

El volcán, que forma parte de la cordillera de las Cascadas y se encuentra en el suroeste del Estado de Washington, en Estados Unidos, es el más mortífero en la historia del país.

La erupción del 18 de mayo de 1980 dejó 57 fallecidos, miles de animales muertos y cientos de millones de dólares en daños materiales.

Fue tan potente que las cenizas llegaron a depositarse en 11 estados.

El Monte Santa Helena es el volcán más activo del llamado Arco volcánico de Cascadia, una alineación de volcanes en la zona occidental de Norteamérica que va desde el norte de California a la provincia canadiense de Columbia Británica.

Pero investigadores en Estados Unidos constataron que el corazón del Monte Santa Helena está relativamente frío.

El volcán está “robando” su calor de otra parte. Y la gran pregunta es de dónde obtiene el magma caliente que expulsa en sus erupciones.

El enigma de la ubicación

“Este fenómeno jamás había sido constatado en ninguno de los volcanes activos del arco”, dijo el geólogo Steven Hansen, de la Universidad de Nuevo México, en un estudio divulgado en la publicación Nature Communications.

Y al misterio del interior frío se agrega a la rareza de la ubicación del Monte Santa Helena.

El Arco de Cascadia, donde se encuentra, está sobre una región geológicamente activa, en la que la placa tectónica Juan de Fuca se subduce bajo la parte norte del borde occidental de la placa Norteamericana.

Las montañas del Arco están alineadas, pero por alguna razón, el Monte Santa Helena está 50 km al oeste del resto de los volcanes.

La erupción del Monte Santa Helena en 1980 fue tan potente que la ceniza se depositó en 11 estados.

Roca fría

Para intentar comprender qué sucede en el Monte Santa Helena, Hansen y su equipo colocaron miles de sensores alrededor de la montaña para medir movimientos del terreno.

Y perforaron 23 huecos en el volcán, que llenaron con explosivos para provocar miniterremotos.

Esto les permitió monitorear exactamente cómo se desplazan las ondas sísmicas desde la estructura interior de la montaña y comprender qué sucede a unos 40 km de profundidad.

En lugar de magma caliente bajo el Monte Santa Helena, los geólogos hallaron una roca llamada serpentinita, demasiado fría para ser la fuente de calor del volcán.

El misterio del magma

¿De donde obtiene el Monte Santa Helena su combustible?

Los investigadores creen que la fuente más probable de magma se encuentra al este del volcán, cerca del resto del Arco volcánico, donde las temperaturas de magma son superiores a los 800 grados centígrados.

Pero no han logrado aún resolver el enigma de por qué el magma se desplaza 50 km hacia el oeste para ser expulsado en el Monte Santa Helena.

Hansen y sus colegas continuarán monitoreando el volcán como parte del Proyecto Imaging Magma Under St Helens.

Por ahora, el Monte Santa Helena sigue siendo un misterio.

“El Monte Santa Helena es muy inusual”, dijo Hansen al sitio Gizmodo.

“Nos está diciendo algo sobre como se comporta el sistema del arco volcánico, pero aún no sabemos bien qué es”.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.

© 2012 El Latino de Hoy Newspaper de Oregon | Powered by Graphix4.com

Scroll to top
UA-9781969-33